Las atajadas que tienen con vida a Holanda

Sígueme en @HectorCant

La naranja más ácida de los últimos años en el futbol, ha desparramado el poco jugo con el que llegó en la Eurocopa 2012. Con dos derrotas consecutivas, ante Dinamarca y Alemania, el equipo comandado por Bert van Marwijk ahora sólo espera un milagro en la tercera fecha del Grupo B para pasar a la siguiente ronda.

Se había anticipado. Los egos en este equipo podían resultar contraproducentes convirtiéndose en la tijera que destazara la unidad que Holanda mostró en Sudáfrica 2010 y en la eliminatoria rumbo a este certamen. Heitinga y Mathijsen salieron dormidos. De Jong fue duro pero no certero en la recuperación, Van Bommel y Robben ni sus luces; Sneijder, simple y sencillamente se vio rebasado por la desesperación.

Pero no todo está decretado. La bondad del futbol sigue guardando un resquicio para Holanda en la siguiente ronda, para alcanzar a colarse por allí. Para ello deberán derrotar a un Portugal que ya demostró que a pesar de que CR7 salga en una mala tarde, los otros 10 pueden con el paquete.

Si a alguien se tiene que rendir un tributo y agradecerle que Holanda siga con vida, más allá de Van Persie por el gol que consiguió ante Alemania, es a su arquero Maarten Stekelenburg, quien con dos atajadones de maravilla, en momentos cruciales,  regresó el alma al cuerpo a la Naranja Mecánica. ¡Holanda, no está muerta, sólo ligeramente exprimida!