La Tinta Indiscreta

365 días rodeado de vampiros

Rafa Nadal no puede pasar una noche a solas con Xisca, como le dicen de cariño a su novia, en un lujoso hotel del Caribe sin avisar dónde se encuentra. Alberto Contador, ciclista español, tiene un sueño recurrente con esos hombres que aparecen a mitad de la noche y sin previo aviso. Djokovic se olvida de poner el despertador para llegar a Roland Garros porque sabe que antes llegará un hombre de bata blanca con una jeringa.

DEP12. MADRID, 04/05/2012.- El tenista español Rafael Nadal durante la rueda de prensa que ofreció hoy, 4 de mayo …Los deportistas les llaman “vampiros”. Casi siempre llegan de noche, en silencio, sin dejar huellas en el camino. Llegan sin avisar, con la bata bien ajustada, los guantes de latex puestos y los tubos esterilizados. Llevan el pasaporte biológico de cada deportista, esa guía que les indica si hay alteraciones en la sangre. Los atletas no saben cuándo aparecerán detrás de su puerta. Tampoco la hora en la que lo harán, sólo saben que cualquier día los pueden despertar, ya estén en París preparando Roland Garros o el Tour de Francia, o en Egipto de vacaciones.

Nadal es uno de los tenistas que más pesadillas tiene con los ‘vampiros’ de la Asociación Mundial Antidopaje (AMA). “Tengo que decir los 365 días del año dónde voy a estar, y tengo que reservar una hora de cada uno de esos 365 días para la gente del control antidopaje”, sentenció el tenista español.

Al menos los tenistas y ciclistas han tenido que aprender a convivir con ADAMS. No es un amigo. Tampoco un familiar. ADAMS es un sistema de localización con el que deben de convivir. A él deben rendir cuentas, entregar su pasaporte biológico, es decir, su licencia de buen comportamiento.

Los ‘vampiros’ de la AMA más bien parecen sombras. Ferrer, Verdasco y Nadal recuerdan con mala cara como hace tres años, a las seis, siete y ocho de la mañana, respectivamente, tuvieron que recibir a estos hombre de bata para que les practicaran un análisis de sangre y orina antes de un partido en Roland Garros. El que peor lo pasó aquella vez fue David Ferrer, que había tenido una batalla épica a cinco sets con Nicolas Kiefer.

Nadal se queja de las formas, no de los controles. “Es un atentado contra la privacidad de los deportistas y como persona no puede ser correcto lo que pasamos. Ahora bien, vaya por delante que soy el primero que quiere un deporte limpio, controles antidopaje como el que más, pero con las formas no puedo estar de acuerdo porque me parecen injustas”, dijo alguna vez el tenista balear.

Viene a cuento hablar de los ‘vampiros’ de la ama porque hace dos días visitaron nuevamente a Nadal. El tenista español, además de atender sus compromisos publicitarios con Niké y Babolat, tuvo que recibir a los médicos de la Agencia Mundial Antidopaje. No vaya a ser que, como suelen asegurar los franceses, Nadal vuelva a ganar Roland Garros por culpa de las sustancias prohibidas.

Los ‘vampiros’ tienen bien merecido su pseudónimo. Extraen sangre a los deportistas. Llegan de noche sin hacer ruido. Debilitan a los deportistas, les dejan una marca en el brazo, y en ocasiones, si les gusta su elixir carmín, pueden acabar con sus carreras deportivas.

Cargando...

YAHOO DEPORTES EN FACEBOOK