La Tinta Indiscreta

La cruda realidad de Mourinho

El verano no ha sentado bien a José Mourinho. Con todo el poder en sus manos, después de que Jorge Valdano pasara por la guillotina, al portugués se le fueron acabando los pretextos. El Real Madrid ha marcado uno de sus peores inicios de Liga de todos los tiempos. No es momento de culpar a los árbitros, ni a la UEFA, ni al presidente por no cumplir sus caprichos, sino a los jugadores.

DEP29. MADRID, 17/09/12.- El entrenador portugués del Real Madrid, José Mourinho, en un momento de la rueda de …Pero culpar a los jugadores tiene sus propios riesgos. Mourinho es de ciclos cortos y exitosos. Cortos porque en sus segundas temporadas con los equipos que ha dirigido lo ha ganado prácticamente todo. Prepara a sus pupilos para ganar las carreras por velocidad y no por resistencia. Exitosos porque logra penetrar en la mente de sus futbolistas, les hace ver que el esfuerzo es garantía de triunfo, y los somete a una presión que no puede durar cien años.

Por eso también son cortos, porque la fórmula Mourinho tiene caducidad. Los jugadores se cansan de ser los culpables cuando las cosas no marchan bien. Ya no sólo es la tristeza de Cristiano, sino la suplencia de Özil, el desgaste de los internacionales españoles por todas las giras y compromisos con la selección, Carvalho, al que no le encontraron un mejor lugar que el banquillo merengue, Benzema, que no anota, Kaká, que debería haberse ido, Varane, que nadie sabe dónde está, y Coentrao, que se siente señalado por la afición blanca.

El vestidor del Real Madrid se ha convertido en un ring de boxeo. Nadie está a gusto. Mourinho habla de falta de compromiso de algunos jugadores, mientras Florentino ve como a Mourinho se le abren varios frentes enemigos y se le deshacen algunos nudos.

Los problemas aumentan y los resultados no llegan. Así es más difícil trabajar en el Real Madrid, un club que siempre está bajo la lupa de la prensa, aficionados y dirigentes madridistas. Según los medios españoles, los jugadores estarían hartos de que el técnico portugués los exhiba ante los micrófonos. Consideran que no son sólo ellos los culpables, sino que el propio entrenador no sabe cómo reaccionar cuando sus oponentes se encierran atrás y no dejan lugar al contragolpe mortal de los suyos.

Del Santiago Bernabéu sale un olor que no gusta a la afición merengue. No se esperaban a estas alturas del campeonato tener que remontar ocho puntos al Barcelona, que, por su parte, ha firmado uno de los mejores inicios del campeonato pese a que a Tito Vilanova aún no se le da plena confianza.

Este martes, el Manchester City podría servir como bálsamo o como sismo en escala Richter. Una derrota podría hacer que las paredes se agrieten y algún que otro jugador comience a ventilar lo que se habla en el vestidor, mientras que una victoria daría tranquilidad, porque da la sensación de que Mourinho no ha preparado a su plantilla para disputar un torno largo y cansado como la Liga española, pero sí para la Champions, deseo explícito de Florentino.

Cargando...