Muerte súbita en deportistas jóvenes

Los casos de muerte súbita ocupan los titulares de la prensa deportiva especialmente cuando ocurren en deportistas jóvenes bien entrenados y con excelente rendimiento deportivo, los cuales desafortunadamente desconocían que eran portadores "silenciosos" de enfermedades cardiovasculares potencialmente letales, a pesar de haberse sometido a distintos controles médicos durante su vida deportiva.

deportistasiStockphotos

La muerte súbita en deportistas jóvenes relacionada con deportes, se puede definir como un evento súbito e inesperado en el cual se pierden simultáneamente las funciones vitales, dentro de las 24 horas del inicio de los síntomas, ocurrido durante o después de haber efectuado un ejercicio físico. Dentro de las causas que provocan muerte súbita entre los deportistas, la patología cardiovascular es la más frecuente, al igual que en la muerte súbita no asociada al deporte. En practicantes de mayor edad predomina la enfermedad ateromatosa coronaria, mientras que en los más jóvenes destacan las cardiopatías de origen congénito.

La incidencia es baja, según datos de todo el mundo. Se dice, que 1-2 de cada 200.000 deportistas fallecen por año, aproximadamente. Se sabe que es más frecuente en el hombre que en la mujer y que la incidencia de muerte súbita en deportistas jóvenes es el doble de la población general. Según estadísticas la edad condiciona la prevalencia de la muerte súbita durante la actividad deportiva, y en los deportistas menores de 35 años el riesgo es excepcionalmente pequeño y se estima una incidencia de 1/200.000/año, mientras que en los mayores de 35 años el riesgo de sufrir una muerte súbita se estima en 1/18.000/año. Para fines prácticos, la mayoría de los autores señalan que son deportistas jóvenes aquellos atletas menores a 35 años, aunque algunos fijan el límite superior de edad en 30 años.

Los especialistas indican que la muerte súbita en atletas jóvenes durante o después de las actividades deportivas es inevitable. Se puede presentar en cualquier momento y en cualquier atleta, sin importar la edad, tiempo que se tenga practicando ese deporte, grado de preparación física e independientemente de que se brinde a las víctimas una asistencia oportuna y adecuada con equipos sofisticados. No se puede evitar, y los riesgos de que ocurra aumentan cuando los atletas son portadores de enfermedades previas (detectadas o no) y con la práctica de deportes de alto riesgo.

La reducción de la frecuencia de la MS en los atletas jóvenes no es algo que compete a únicamente a los médicos, sino que se requiere la participación de toda la sociedad. Para disminuir su incidencia es necesario:

  • Tener claro que la MS se puede presentar en cualquier momento y bajo cualquier circunstancia.
  • Educar a la población en general, y a los deportistas en particular.
  • Tomar medidas de prevención.
  • Entrenar adecuadamente a los proveedores de resucitación.
  • Disponer de los servicios médicos con el equipo adecuado durante los eventos deportivos.

Ellos señalan que el mejor tratamiento de la muerte súbita es su prevención. Además de que debe tomarse conciencia de su existencia y de la educación para abordar adecuadamente aquellos casos de paro cardiorrespiratorio, es necesario tomar ciertas medidas preventivas, algunas son de sentido común:

  • Evitar las prácticas deportivas al aire libre mientras está presente una tormenta eléctrica.
  • Evitar o diferir el ejercicio físico cuando la temperatura ambiental está elevada.
  • Hidratarse adecuadamente antes, durante y después del ejercicio físico, especialmente en competencias extenuantes (carreras de larga distancia, por ejemplo).
  • No practicar deportes si previamente hubo deshidratación a causa de problemas como diarrea, vómito, fiebre o exposición a temperaturas ambientales elevadas.
  • Evitar ascensos bruscos a grandes alturas; llevar equipos de comunicación y abrigarse adecuadamente si se practican deportes como el alpinismo.
  • Evitar realizar deportes extremos sin previo conocimiento y entrenamiento.

Para llevar a cabo una óptima prevención es necesario descubrir cuáles son los deportistas que tienen enfermedades que sean susceptibles de provocar episodios de muerte súbita, mediante una buena exploración física y la realización de una serie de pruebas (ecocardiograma, electrocardiograma de esfuerzo, estudio Holter…). Para prevenir la muerte súbita en aficionados al deporte quizá habría que sensibilizarlos para que se sometieran a reconocimientos médicos específicos antes de practicarlo, especialmente en deportes como el ciclismo, carrera, futbol y atletismo.

15 buenas razones para tomar té verde

Bebidas hidratantes

Efectiva rutina para lesiones

Cargando...

YAHOO DEPORTES EN FACEBOOK