Sin lugar en el podio

El ataque de un animal cambió su vida

Los Juegos Paralímpicos son sinónimo de romper barreras. En la justa deportiva desfilan muchas historias de superación personal, pero ninguna como la del nadador sudafricano Achmat Hassiem.

Hassiem ha sorprendido en los juegos de Londres por subirse al podio con una medalla de bronce en la prueba de los 100 metros mariposa y por la increíble historia que lo llevó justamente a participar en los Paralímpicos. Todo ocurrió en el 2006, cuando el atleta estaba surfeando en una playa de Ciudad del Cabo con su pequeño hermano Taariq.

Hassiem Achmat y su hermano Taariq. Foto / Twitter

Todo parecía en calma hasta que en el horizonte apareció un tiburón blanco que se dirigió directamente a su hermano.  "Entonces empecé a chapotear para distraer al tiburón, alejarlo de mi hermano", recordaba Hassiem, que vio cómo el animal se dirigía directamente hacia él. "Yo sabía que a los tiburones les gusta atacar desde abajo, pero no atacó, me golpeó con su cuerpo y empezó a girar alrededor de mí", explicó. En ese momento perdió de vista al escualo, pero vio a su hermano, que le gritaba. "Entonces lo vi venir, tenía la boca abierta", dijo para el portal Marca.com.

Achmat logró soltarse de la boca de su depredador, perdiendo su pierna derecha y luego de luchar contra el tiburón a 50 metros de profundidad. "Lo más importante era la vida de mi hermano. Perder una pierna no es nada. Lo que no habría podido superar nunca es la pérdida de él", explicó.

Un animal marino cambió su destino, pero gracias a la perseverancia logró su primera medalla en unos Juegos Paralímpicos.

 

Getty Images

Aclaración: Juegos Olímpicos; Olimpiadas; los anillos olímpicos; Citius, Altius, Fortius; Más Rápido, Más Alto, Más Fuerte y demás marcas relacionadas son propiedad del Comité Olímpico Internacional, del Comité Organizador de los Juegos Olímpicos y Juegos Paraolímpicos de Londres, o de sus entidades relacionadas. Este sitio no es patrocinado ni está afiliado con ninguna de estas entidades.