Cameron garantiza unos "Juegos seguros", Obama confía en el Reino Unido

La cuestión de la seguridad centró la víspera de la inauguración oficial de los Juegos Olímpicos de Londres-2012, con el primer ministro, David Cameron, garantizando unos "Juegos seguros" y el presidente estadounidense Barack Obama confiando en que así fuera.

"Se trata de la mayor operación de seguridad de nuestra historia en tiempos de paz", afirmó Cameron en una rueda de prensa frente al estadio olímpico y junto al presidente del comité organizador, el doble campeón olímpico de los 1.500 metros Sebastian Coe.

Cameron aseguró que la seguridad era el asunto que personalmente más le preocupaba y por el que tenía más interés.

"Evidentemente, la principal preocupación es tener unos Juegos seguros, eso importa más que todo lo demás", explicó, "como primer ministro es un tema en el que debo tomar responsabilidad personal".

En total, 40.000 personas, entre ellas 18.000 militares, fueron movilizados para garantizar la seguridad durante los Juegos Olímpicos. En el caso de los soldados se elevó recientemente el número por los incumplimientos de una empresa de seguridad privada en materia de número de agentes.

En el día en el que la primera dama estadounidense Michelle Obama llegó a Londres para acudir el viernes a la ceremonia de inauguración, la Casa Blanca también lanzó un mensaje de confianza en el dispositivo de seguridad de los "amigos y aliados" británicos.

El jueves, el asesor del presidente en materia antiterrorista, John Brennan, "dirigió una reunión (...) junto al conjunto de la comunidad antiterrorista y de las fuerzas del orden" de Estados Unidos, "con el objetivo de analizar el trabajo con el Reino Unido para preparar los Juegos Olímpicos de Londres", declaró el portavoz de la Casa Blanca, Jay Carney.

"En la continuidad de nuestra relación privilegiada, el presidente también dijo claramente que tenía plena confianza en nuestro amigo y aliado, el Reino Unido, en el momento en que ellos (los británicos) están terminando de preparar los Juegos Olímpicos de Londres", concluyó.

Mientras tanto, la llama olímpica continuó con su periplo por Londres, a un día del esperado momento del encendido del pebetero en el estadio, durante la ceremonia inaugural.

En su recorrido pasó por delante del palacio de Buckingham, residencia real, y los príncipes Guillermo y Enrique, así como la esposa del primero, Catalina, acudieron a ver el paso de la llama, vestidos con una camiseta del equipo británico olímpico.

La llama cruzó otros lugares emblemáticos de la ciudad, como la catedral de Saint Paul o Downing Street, la residencia del primer ministro.

Entre los 173 relevistas del jueves se encontraba uno especialmente simbólico, el secretario general de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), Ban Ki-Moon.

Por la tarde, la llama fue recibida por 80.000 personas en Hyde Park, donde luego se había programado un concierto multitudinario, con el rapero Dizzee Rascal y Mark Ronson.

Los organizadores vivieron una jornada más tranquila que la anterior por los transportes, pero tuvieron que seguir dando explicaciones sobre la polémica del miércoles con la confusión de las banderas de las dos Coreas en el encuentro Colombia-Corea del Norte (0-2) de fútbol femenino en Glasgow.

Ese partido fue retrasado una hora después de que en los videomarcadores se mostrara por "un error humano", insistieron los organizadores, la enseña surcoreana en el lugar donde debía haber estado la de la vecina del Norte.

No fue la única cuestión relacionada con banderas, ya que China solicitó que se retirara la de Taiwán en una de las principales calles de la ciudad, para que se cumpliera la decisión de 1980 del Comité Olímpico Internacional (COI) sobre que los taiwaneses sólo pueden competir con la bandera de su delegación, no con la oficial del país.

El estadio Olímpico vivió su último día sin el fuego que desde la noche del viernes al domingo 12 de agosto alumbrará los terceros Juegos de la capital británica.

El presidente del comité olímpico organizador de los Juegos de Londres-2012, Sebastian Coe (izq), en una rueda de prensa conjunta con el primer ministro británico, David Cameron, este jueves en el parque olímpico de la capital británica, a un día del inicio oficial de la competición.

Personal de seguridad patrulla junto al Parque Olímpico de Londres este jueves, en la víspera de la ceremonia de inicio de los Juegos Olímpicos-2012 en la capital británica.

Presentación del dispositivo de seguridad organizado para los JO de Londres

Cargando...

YAHOO DEPORTES EN FACEBOOK