Chivas 0-1 Santos... El Campeón amargó el 'remojo' a Chivas

  • El Omnilife estrenó cancha natural con una derrota
  • Guadalajara corrió muchos riesgos y pagó caro el precio
Chivas tuvo un estreno para el olvido. Una tarde para celebrar y recordar los dos años de vida del Estadio Omnilife, con el estreno del nuevo pasto natural, se vio frustrado por el Campeón del futbol mexicano, que aguantó, fue paciente y con tesón le amargó la tarde del Rebaño al vencerlo 1-0 con un gol conseguido en el último minuto del tiempo regular.

Chivas sigue sin conocer la victoria, luego de que el Campeón le hizo ver su suerte y dejarle la lección de que ante un cuadro como el albiverde, no se deben asumir tantos riesgos defensivamente.

Guadalajara desapareció en el encuentro muy pronto, ante un cuadro lagunero que no dejó de insistir y esperar el momento adecuado.

En la parte inicial, Chivas fue luz y sombra. La fuente de energía para que el equipo de Van’t Schip iluminara el pasto natural del Omnilife fue Luis Ernesto Pérez. “Lucho” fue motor y generador de futbol del Guadalajara, tomó la pelota y el liderazgo del cuadro rojiblanco… hasta que se lesionó.

El minuto 16 fue el momento preciso en que el “fusible” se fundió. Una molestia impidió que Luis Ernesto Pérez continuara en la partido, y salió de cambio para dejar su lugar a Carlos Fierro.

Como cualquier máquina forzada a cambiar sobre la marcha, Guadalajara comenzó a fallar, y con la salida de Luis Pérez no fue el mismo equipo.

Para muestra, un botón: antes del minuto 16’, momento de la salida del jugador, Chivas generó dos situaciones que terminaron en la red, y que no subieron al marcador gracias a la intervención del árbitro Marco Antonio Rodríguez, que con dos polémicas decisiones –la segunda más que la primera-, evitó que Guadalajara se pusiera al frente, casualmente, con dos situaciones en las cuales Rafael Márquez Lugo mandó la pelota a guardar.

En la primera ocasión el nazareno anuló, al 6’, el gol del delantero por una mano del zaguero Mario de Luna, y la segunda, al 13’, por una inexistente falta de Rafael Márquez Lugo sobre un defensa lagunero, al rematar de cabeza.

Después de la salida del ‘8’, se le apagó la luz y Chivas careció de ideas, ante un Santos que fue precavido y meticuloso, tuvo poco tiempo la pelota y mínimas ocasiones de peligro.

Para la segunda mitad, Guadalajara volvió a asumir los riesgos del encuentro del debut en Toluca: desde la parte inicial, durante breves minutos, y en el complemento, el Rebaño llegó a atacar con cuatro, o hasta con cinco elementos a la espera de un balón.

Asumir dichos riesgos, significó dejar espacios atrás, que Santos buscó aprovechar con los “latigazos” en forma de contragolpe de los ofensivos y mediocampistas laguneros. Al 78’, Rodolfo Salinas intentó probar suerte desde las afueras del área, con un disparo lejano que apenas salió desviado del arco de Michel, y minutos antes, Darwin Quintero intentó evidenciar a la zaga del Guadalajara, en un contragolpe que no tuvo el final que esperaban.

Omar Arellano volvió a ser recriminado por la afición, al salir inédito en el encuentro, y dejándole su lugar a Julio Nava, al 77’. Esa no fue la única alternativa que un desesperado John Van’t Schip buscó, al sacar de la cancha a Jesús Sánchez –quien en su momento suplió a Luis Pérez- para enviar a Erick Torres a la cancha.

En la recta final, el encuentro tuvo intensidad y subió de emociones. Al 83’, Christian Suárez no consagró el desborde por izquierda, pues al disparar en el mano a mano, Luis Michel alcanzó a desviar.

Al 86’, luego de que Julio Nava retrasara una pelota hacia nadie, puso en riesgo el resultado, ya que el error lo intentó aprovechar Darwin Quintero.

El colombiano tuvo mano a mano con el ‘1’ de Chivas, pero al no encontrar opciones para ejecutar, tocó en el acompañamiento hacia el centro para Edgar Gerardo Lugo, quien erró al patear sin arquero, pero que Reynoso rescató.

Una y otra vez, Santos no cesó en buscar el error defensivo, hasta que lo consiguió.

Al 89’, tras una pelota filtrada desde el fondo de su propio terreno, Christian Suárez volvió a aparecer mano a mano con Luis Michel, y en el acompañamiento con Darwin Quintero, el colombiano ahora no la desperdició.

La paciencia es una virtud que el cuadro de Benjamín Galindo supo conservar y mostrar. El resultado pudo ser peor para el Guadalajara, que deberá encontrar la fórmula para no depender de Luis Ernesto Pérez a la ofensiva.
Cargando...

YAHOO DEPORTES EN FACEBOOK