Quiñónez surca el viento y deja a Ecuador en las puertas del Olimpo

El ecuatoriano Alex Quiñónez desembarcó este jueves de una aventura olímpica pilotada por un 'Rayo', Usain Bolt, que transportó al velocista latinoamericano hasta la séptima posición en la final de los 200 metros planos de los Juegos Olímpicos de Londres-2012.

Quiñónez registró un crono de 20.57, distante 29 centésimas de su mejor marca, en una prueba que deparó un podio 100% jamaicano, encabezado por Bolt (19.32), con Yohan Blake (19.44), plata, y Warren Weir (19.84), bronce.

"Estoy feliz, siento la satisfacción del deber cumplido al dejar el alto el nombre de mi país y de Esmeraldas, mi bendita ciudad", dijo Quiñónez a la AFP al término de la final.

Quiñónez, quien celebrará el sábado su cumpleaños número 23, se convirtió en el primer representante de Ecuador en acceder a una final olímpica en pruebas de pista, luego de rescatar por tiempos (20.37), la última de las ocho plazas.

En la jornada previa estampó su nombre en semifinales al adueñarse, con récord nacional incluido (20.28), del mejor registro de las series clasificatorias por delante de los favoritos jamaicanos Bolt (20.39) y Blake (20.38), que avanzaron por series diferentes.

El ícono del atletismo ecuatoriano Jefferson Pérez, campeón olímpico en Atlanta-1996 y plata en Pekín-2008, alcanzó sus éxitos en 20 km marcha, mientras que Jackson Quiñónez disputó la final de 110 metros vallas de Pekín-2008, defendiendo los colores de España.

"Mi cuerpo no estaba preparado para tanta intensidad e igualmente hice todo lo que pude, pero prometo que no será la única (final), sino que vendrán otras por amor a mi tierra, ya con la posibilidad de pelear con más armas una medalla", subrayó Quiñonez.

En la final superó la posición del sudafricano Anaso Jobodwana, que fue octavo, y quedó a 38 centésimas del francés Christophe Lemaitre, que cruzó la meta por delante de Quiñónez, en sexto lugar.

Apodado 'El Clon', por su parecido físico con un futbolista juvenil de su país (Joel Torres), Quiñonez estuvo cerca de perder el tren a Londres.

Mientras Bolt dejaba su estela en el firmamento durante los Juegos de Pekín-2008, el ecuatoriano dejaba a su Esmeraldas natal, para trabajar como albañil, pintor, carpintero y hasta cargador, en un tradicional mercado de pescadores y cangrejeros de Guayaquil.

Cuatro años más tarde, los dos pasaron por la pista del Estadio Olímpico de Londres con diferentes recompensas.

"Bolt no es un super hombre, es un hombre normal, con un don especial que le dio Dios. Yo ni siquiera me siento el Bolt ecuatoriano, sino Alex Quiñónez, un atleta que ama el deporte y a su tierra, y que está comenzando a forjar su propio destino", concluyó.

El ecuatoriano Alex Quiñónez (segundo desde la derecha) compite en la final de los 200m planos de Londres-2012, el 9 de agosto. Quiñónez terminó 7o entre ocho, en una prueba dominada por Jamaica.

Cargando...

YAHOO DEPORTES EN FACEBOOK