Un genial profesor en busca de un posgrado

La historia de Prigioni en la NBA no tiene comparación con la de los otros ocho argentinos que llegaron antes. No va a hacer carrera ni a tratar de mostrarse. No tiene nada que probar ni que probarse. En todo caso, como un distinguido profesor que ya dio cátedras en varios lugares del mundo, va a completar un posgrado en la más prestigiosa universidad. Si dicen que hasta resignará dinero para agregar a su ya fantástica foja de servicios un ítem faltante.

En su puesto, New York ya tiene al sorprendente Jeremy Lin y un veterano con el que no corre riesgo alguno, Jason Kidd (39 años). Armó un equipo con varias figuras costosas: Carmelo Anthony (US$ 19,4 millones por año), Amar'e Stoudemire (20), Tyson Chandler (13,6), y ahora desmbolsó 30 para tener cuatro años a Lin.

Con el resto del presupuesto (acotado ante tanto gasto), no sumó jóvenes, sino veteranos que realzaran a las figuras. Hay muchos nombres preparados para tirar (Carmelo, Stoudemire, J.R. Smith) y pocos dispuestos a pasar la pelota. Prigioni es un experto en eso de abastecer y hacer sentirse cómodos a los posibles anotadores.

En principio no jugará muchos minutos. Pero la temporada en la NBA es larga y todo puede pasar. Lo que Prigioni puede darles a los Knicks es docencia en un estilo. Armonía para un grupo de excelentes músicos que pueden desafinar sin el director de orquesta adecuado.

La Argentina siempre tuvo una tradición de bases formidables. Si uno pregunta quiénes son los mejores bases de la historia del país, la mayoría pensará rápidamente en Cortijo, Milanesio, Pepe Sánchez, Montecchia. Es posible que varios demoren en llegar al nombre de Prigioni, que pese a tener tantos logros como otros o más, por algún motivo siempre resulta subvalorado, algo que jamás ocurriría con aquellos que lo tuvieron por compañero o como rival.

En Europa son muy exigentes respecto de las condiciones de los bases. Los prefieren cerebrales, ajedrecísticos. Prigioni integra el top 3 de bases en el Viejo Continente desde hace 10 años.

Ya había jugado en Real Madrid, ahora lo hará en New York. Dos equipos poderosos, fastuosos, que sólo le abren sus puertas a los mejores. Y que eligieron a Prigioni.

Cargando...

YAHOO DEPORTES EN FACEBOOK