Javier Illana, primer español en una final olímpica de clavados en 20 años

El español Javier Illana sorprendió el martes en el Centro Acuático de Londres al alcanzar su primera final olímpica en la prueba de trampolín de 3 metros, una primicia para los clavados masculinos de su país desde Barcelona-1992.

"No me lo creo. Es algo que he estado esperando durante muchos años, son mis terceras olimpiadas", dijo Illana, de 26 años, tras clasificarse entre los doce finalistas luego de terminar décimo de 18 clavadistas que participaron en las semifinales.

En la final disputada por la noche en el Centro Acuático de Londres, el español no pudo repetir su gran desempeño y falló en tres de los seis clavados de la prueba para quedar en la 12ª y última posición con 371,60 puntos.

"No es lo que me esperaba. Pero estoy contento de haber estado en la final. He querido hacer más de lo que sé y a veces en saltos eso te juega una mala pasada", señaló Illana al concluir la competencia.

De todos modos, para el español, presente ya en los Juegos de Atenas-2004 y Pekín-2008 donde no había podido pasar la ronda preliminar, se trata de un doble logro: el lunes se metió entre los 18 semifinalistas y el martes por la mañana pasó el corte de los doce que avanzaron a la gran final.

La última vez que un compatriota suyo estuvo en la lucha por las medallas en una prueba de clavados de unos Juegos Olímpicos fue en Barcerlona-1992, cuando Rafael Álvarez terminó noveno en plataforma.

"Luché hasta la final que era el objetivo principal y eso es lo que me llevó", sostuvo Illana, un madrileño que se enamoró de los trampolines cuando tenía apenas siete años.

"Hacía muchos deportes, fútbol con amigos, natación. Nadando vi que había trampolines en la piscina y decidí intentarlo, ver qué pasaba, cuál era la sensación de tirarse de ahí arriba, y parece ser que me gustó", contó.

Javier empezó a practicar de manera seria clavados con 11 años, participando en competencias a nivel nacional. Con 13 años fue a campeonatos del mundo junior y poco después conquistó certámenes europeos de la categoría.

El español tiene como mejores actuaciones un quinto puesto en trampolín de un metro en el Mundial de Shanghai-2011, seguido de un sexto lugar en Roma-2009.

En el trampolín de tres metros, fue séptimo en Roma y noveno en Shanghai.

Illana explicó que ha estado trabajando mucho para lograr consistencia en sus saltos, para los que se concentra aislándose y sin prestar atención a nada de lo que lo rodea durante toda la duración de la prueba, a veces más de dos horas.

"Me meto en una sala, no hay cámaras, no hay televisión. Me meto los cascos y no sé absolutamente de nadie. No quiero ver mis puntuaciones ni nada. Simplemente salto, me voy y ya pienso en el siguiente salto. El salto pasado ya no importa", indicó.

Javier tiene además una curiosa superstición: se mete al agua justo antes de cada salto, algo inhabitual en la alta competición.

Amante de los autos y las motos, sabe que los clavados no son un deporte tradicional en España, pero poco le importa.

"Es un deporte minoritario, pero da igual. Era lo que me gustaba, lo que me hacía vibrar, lo que me hacía estar vivo", concluyó este fanático del motociclista italiano Valentino Rossi y el doble campeón de Fórmula Uno español Fernando Alonso.

El clavadista español Javier Illana García sorprendió el martes en el Centro Acuático de Londres al alcanzar su primera final olímpica en la prueba de trampolín de 3 metros, una primicia para los clavados masculinos de su país desde Barcelona-1992, el 7 de agosto de 2012 en los Juegos Olímpicos de Londres 2012.

Cargando...

YAHOO DEPORTES EN FACEBOOK