Ovacionaron a Da Silva, abuchearon al 'Avión'

  • El defensa paraguayo jugó su primer partido como visitante en 'La Bombonera'
  • Da Silva salió del Toluca en 2009 para jugar en Sunderland, Zaragoza y ahora Pachuca

Paulo Da Silva consiguió lo que pocos: enfrentar a su ex equipo y ser ovacionado. El paraguayo sólo recibió muestras de afecto por parte de la afición del Toluca, que lo vio por primera vez como rival visitante y le mostró cariño desde su salida a calentar o como cuando saltó a la cancha para el segundo tiempo.

En su trayecto desde el túnel de vestidores a su posición en la zaga, decenas de seguidores se pusieron de pie para aplaudirle, a lo que el guaraní igual respondió con las palmas en todo lo alto como muestra de agradecimiento.

El recibimiento al ahora elemento del Pachuca se notó más afectuoso por la hostil bienvenida a Néstor Calderón, también ex Diablo rojo y Tuzo ahora, e igualmente en su primer partido como visitante en el Nemesio Diez.

Cada vez que el "Avión" tocaba el balón cerca de la banda escuchaba rechiflas, además de la lluvia de abucheos y mentadas lanzadas cuando intentó por primera vez hacer daño en el arco de Alfredo Talavera.

Y es que fueron grandes las diferencias entre uno y otro como elementos del Toluca. Mientras Da Silva consiguió dos títulos como mexiquense (Torneos Apertura 2005 y 2008) y se fue como figura para intentar crecer en la Liga  Premier, el "Avión" también se fue con dos campeonatos (Apertura 2008 y Bicentenario 2010), pero sin haber asumido algo más que un rol de eterna promesa.

Incluso, el volante emigró con episodios oscuros como jugador de banca durante la etapa de Héctor Hugo Eugui como DT.
Más allá de esas bienvenidas, el pasado de otros tuzos y mexiquenses convirtió el área de bancas en una zona de abrazos efusivos y saludos nostálgicos antes del silbatazo inicial.

Ahora escarlatas, los ex tuzos Juan Carlos Cacho, Gerardo Rodríguez y Edy Brambila buscaron a varios compañeros del pasado, mientras que Leobardo López también abrazó a Enrique Meza, estratega del Toluca y quien fuera su técnico en Pachuca.

Precisamente uno de los abrazos más emotivos que dio Da Silva fue para el "Ojitos", quien lo tuvo como pupilo en los Diablos del Clausura 2005 por escasos diez partidos (antes de ser despedido), suficientes para que conociera su valía.

Cargando...

YAHOO DEPORTES EN FACEBOOK