Policía británica buscó culpar a fans por tragedia

LONDRES (AP) — La Policía británica trató de culpar a los hinchas para encubrir sus propios errores y que contribuyeron a la muerte en 1989 de 96 aficionados al fútbol, aplastados en el estadio de Hillsborough, según documentos secretos divulgados el miércoles tras una larga lucha de las familias de las víctimas por saber qué sucedió.

El primer ministro, David Cameron, se disculpó por el peor desastre deportivo en Gran Bretaña y dijo que era una vergüenza que el país no haya revelado durante más de 20 años los errores que contribuyeron a la muerte de los aficionados del Liverpool en el estadio, muchos de los cuales fallecieron aplastados y asfixiados en una sección donde sólo se permitían fans de pie.

Un panel designado por el gobierno y que revisó los documentos confirmó que varios errores de la Policía no sólo condujeron a la catástrofe sino que entorpecieron el tratamiento médico a algunos fans heridos, algo que pudo haber salvado sus vidas, dijo Cameron.

La tragedia ocurrió el 15 de abril de 1989 en el estadio de Sheffield, centro de Inglaterra, durante una semifinal de la Copa de la FA entre el Liverpool y el Nottingham Forest. La Policía juntó a unos 2.000 seguidores del Liverpool en recintos rodeados de vallas que ya estaban llenos.

Ninguna persona u organización ha enfrentado cargos en relación con el desastre.

Cameron dijo que las pruebas contenidas en 400.000 páginas de documentos no divulgados anteriormente y entregados el miércoles a las familias de los muertos detallan los intentos complicados de la Policía por echar la culpa del desastre a las víctimas, como al manchar su reputación con insinuaciones de que muchos estaban ebrios o tenían antecedentes de violencia o delincuencia.

"La nueva evidencia que se nos presenta hoy deja en claro que estas familias han sufrido una injusticia doble", dijo Cameron a la Cámara de los Comunes.

"Fue la injusticia de estos acontecimientos terribles, el fracaso del Estado para proteger a sus seres queridos y la espera indefendible para llegar a la verdad, así como la injusticia de haber denigrado a los fallecidos, de que ellos fueron de alguna manera culpables de su propia muerte", agregó.

"En nombre del gobierno —y de hecho, de nuestro país— estoy profundamente apenado por esta doble injusticia que se quedó sin corregir durante tanto tiempo", dijo Cameron a los legisladores, muchos de los cuales hicieron exclamaciones de horror o lloraron mientras Cameron ofreció los detalles de las fallas cometidas por las autoridades británicas.

Cameron dijo que el procurador general Dominic Grieve revisará la evidencia y probablemente apelará a la Corte Suprema de Gran Bretaña para que revoque el fallo de la investigación original y pedirá una nueva audiencia. Un jurado investigador falló en 1991 que las muertes fueron accidentales, pero criticó a la Policía local para sus acciones.

Cargando...

YAHOO DEPORTES EN FACEBOOK