Tras controversia, listo el combate Chávez-Lee en El Paso

Los promotores de la pelea en que el mexicano Julio César Chávez hijo expondrá su cetro de los medianos frente a Andy Lee en la ciudad texana de El Paso están seguros de que ha quedado atrás la controversia por esa sede, fronteriza con una de las ciudades más violentas de México.

Y esperan también que los jueces estén a la altura, tras una nueva polémica que ha envuelto el mundo del boxeo a raíz de la derrota de Manny Pacquiao, el fin de semana.

El combate entre Chávez, el hijo de uno de los máximos ídolos del boxeo mexicano, y Lee, un púgil irlandés en ascenso, se realizará el sábado por la noche en el estadio Sun Bowl de la Universidad de Texas en El Paso, fronteriza con Ciudad Juárez, una urbe asolada por la violencia del narcotráfico.

El rector de la Universidad de Texas, Francisco Cigarroa, canceló brevemente la pelea en abril, al advertir que existía un riesgo "mayor al normal", sin dar detalles. La medida desencadenó una andanada de críticas en una ciudad que se considera de las más seguras en Estados Unidos.

"Aquello fue absolutamente ridículo de parte del rector", dijo Bob Arum, el dueño de la promotora top Rank. "Lo que esté ocurriendo en la frontera ocurre al otro lado, pero estuvo mal que el rector de la Universidad de Texas manchara así la imagen de El Paso".

Un funcionario policial dijo a la Associated Press durante la polémica que una evaluación federal reveló que algunos líderes de dos carteles rivales del narcotráfico en México asistirían a la función boxística. Cigarroa terminó cediendo a las presiones de funcionarios de la ciudad, del condado y del estado, y permitió que el combate se realizara, aunque sin autorizar la venta de alcohol pese a que la marca de cerveza Tecate figura entre los principales patrocinadores.

"Me siento más seguro aquí en El Paso que en muchas otras ciudades", dijo Arum, que nació y se crió en Nueva York antes de residir por años en Las Vegas.

En una entrevista telefónica con The Associated Press, Arum confió el miércoles en los tres jueces y el réferi seleccionados para el combate. Será la primera función importante de boxeo que se realizará desde el sábado anterior, cuando Timothy Bradley venció por una polémica decisión dividida al filipino Pacquiao. La mayoría de los expertos considera que Pacquialo ganó claramente la pelea, y Arum pidió una investigación sobre la forma en que se marcaron las puntuaciones.

Los jueces para la pelea Chávez-Lee son el texano Jesse Reyes, el británico John Keane y el filipino Rey Danseco, considerados entre los mejores. El réferi será también de Texas, Laurence Cole.

Chávez (45-0-1, con 31 nocauts) defenderá por tercera vez el cinturón del Consejo Mundial de Boxeo (CMB) que obtuvo al superar hace más de un año a Sebastian Zbik. Sus otras dos defensas fueron contra Peter Manfredo Jr. en Houston y ante el mexicano Marco Antonio "Veneno" Rubio en San Antonio.

"Vengo a darlo todo sobre el ring", dijo Chávez en una conferencia de prensa conjunta con su rival. "Soy un guerrero y voy dar todo para ganar esta pelea; aquí gana el lo quiere más y no tengo temor a morir ... para retener mi campeonato mundial este sábado".

El entrenador de Chávez es Freddie Roach, quien estaba en la esquina de Pacquiao el sábado y por lo tanto no querrá que la pelea se dirima por las tarjetas de los jueces.

"Será una gran pelea. Tuvimos un gran entrenamiento. Julio está 100% listo para pelear", dijo Roach. "Vamos a ver lo mejor que puede dar".

Lee (28-1, con 20 nocauts) sería la prueba más dura que ha enfrentado el mexicano de 26 años, que junto con Saúl "El Canelo" Alvarez ha ido ganando popularidad entre la afición azteca.

Cargando...

YAHOO DEPORTES EN FACEBOOK